El Gobierno de Navarra sigue con las políticas de exclusión, discriminando a las emisoras comunitarias.

El Gobierno de Navarra anunció el pasado miércoles 9 de junio que, finalmente, la licencia de radio del concurso convocado en enero de 2020 será para la emisora comercial Radio Marca.

Desde Eguzki irratia queremos manifestar lo siguiente:

1-Esta licencia se incluyó en el concurso convocado en 2017 y estaba reservada a entidades sin ánimo de lucro, algo que desde esta emisora calificábamos como una buena noticia ya que acababa con décadas de discriminación, ostracismo y alegalidad para las radios comunitarias o libres como la nuestra.

2-Posteriormente, el Gobierno de Navarra anuló dicho concurso de licencia para radio comunitaria en Pamplona, algo que pensamos era decepcionante, ya que era perfectamente posible sacar dicha frecuencia para emisoras sin ánimo de lucro y que entendíamos que no era más que una cuestión de voluntad política que el Gobierno de Navarra no había tenido.

3-El pasado 8 de enero, tras otro concurso fallido convocado en marzo del 2019, el Gobierno de Navarra anunció que la licencia en analógico para Pamplona volvía a salir a concurso nuevamente como radio comercial; no solo eso, además, convoco como novedad otro concurso de radio digital en el que se otorgaban numerosas licencias. Pues bien, de un total de 81 licencias de radio que suman los dos concursos, ni una sola de ellas se destinó para radios comunitarias.

4- Finalmente el pasado 9 de junio falló el concurso, otorgándose la licencia a la emisora comercial Radio marca, dando, además, por agotada toda la planificación radiofónica de FM que la Administración General del Estado previó en 2006 para la Comunidad Foral, con la excepción de dos licencias de Burguete que no han suscitado interés entre las emisoras.

En una primera valoración de urgencia en Eguzki irratia no nos ha pillado por sorpresa dicha decisión, ya que, pese a presentarnos al concurso con el objetivo de poner fin a una situación discriminatoria, las radios comunitarias ni podemos competir en igualdad de condiciones con las emisoras comerciales, ni somos el mismo modelo comunicativo, ni por supuesto queremos serlo.

En nuestro caso, como es conocido, no creemos en la información como mercancía ni como modelo de negocio, y esto es nuevamente lo que favorece el Gobierno de Navarra al dar esta licencia a una radio comercial.

Por otro lado, sigue llamando la atención que un gobierno que se autodenomina de progreso siga realizando las rancias políticas excluyentes de sus predecesores y continúe sin solucionar la injusta situación de otorgar ni una sola licencia para proyectos sin ánimo de lucro, pese a haber otorgado decenas de licencias a radios comerciales en toda la etapa democrática.

En este sentido, queremos volver a recordar que en la mayoría de Europa hace décadas que las radios comunitarias disponen de licencias para emitir.

Resumiendo, el actual Gobierno de Navarra tampoco ha querido solucionar un problema histórico de discriminación y que afecta a la libertad de expresión y a la falta de pluralidad de medios.

Ante esta situación y con el objetivo de conseguir licencias para radios comunitarias en Navarra, Eguzki irratia, como venimos haciendo desde hace años, emprenderemos las acciones que consideremos oportunas.

Con ello ganará la sociedad navarra ya que se garantizará la democratización de los medios de comunicación, su pluralidad y la libertad de expresión.